Bienvenido a un espacio para conectarte con tus seres queridos.

Errores a la hora de meditar

enero 18, 2024

La meditación es una antigua práctica de atención plena, la cual ofrece una gran variedad de beneficios para el bienestar físico, emocional y espiritual. Sin embargo, muchas veces sucede que cuando las personas tratan de adoptar la meditación como una práctica diaria y dominar una técnica para llevarla a cabo, muchas personas tienden a darse por vencidas con mucha facilidad. Si bien la meditación ayuda a controlar el estrés, a veces nos preocupamos por no poder hacerlo correctamente y esto puede generar una ansiedad innecesaria.

Se necesita tiempo para ir perfeccionando la práctica de meditar, esto no es algo que se logra de la noche a la mañana, pero lo que sí es cierto es que con esfuerzos constantes y disciplina, puedes obtener todos los increíbles beneficios.

A continuación te comparto algunos errores comunes que muchas personas que están comenzando a meditar pueden estar llevando a cabo sin darse cuenta, esto hace que se desanimen y pierdan el interés en seguir meditando:

Elegir la hora equivocada del día

¿Importa la hora del día que elijamos para la meditación? Realmente en términos generales, no hay un momento correcto o incorrecto para meditar. Lo importante es que nos tomemos un momento en el que podamos estar a solas y hacer silencio sin distracciones. Entonces, no se trata del momento adecuado, se trata de la capacidad de acceder a un estado mental tranquilo y meditativo sin importar dónde estemos. En principio, es mejor meditar por la mañana, ya que todavía nuestra mente no está tan congestionada como al final del día en el que nos ponemos a pensar acerca de todo lo sucedido durante el mismo. Además, se han realizado estudios que han mostrado que es más probable que se formen nuevos hábitos por la mañana, que por la tarde, así que esto es otro punto importante a nuestro favor, para así lograr hacer de la práctica de la meditación, una práctica diaria.

Esperando resultados rápidos

Como ya lo hablamos al principio, la meditación trae muchos beneficios, pero no es probable que los experimentemos todos de inmediato. El mayor error que podemos cometer es comenzar nuestra práctica de meditación esperando que sea una “medicina” para sanar una situación o para el “alivio” de síntomas que podamos estar presentando en el momento. Esto puede resultar en falsas expectativas, decepción y frustración. Es mejor llevar a cabo la meditación, sabiendo que es una práctica espiritual, donde cualquier tipo de beneficio que experimentemos será solamente algo extra, no el objetivo final.

Comenzar con la duración incorrecta

¿Cuánto tiempo debemos meditar? ¿1 minuto? 3? 5? 10? 30? ¿Cuál es el número mágico que finalmente hará que nuestra práctica de meditación sea placentera? La respuesta es muy sencilla: depende de ti. Si estás comenzando yo te recomendaría que comiences con 2 o 3 minutos de concentración en tu respiración. Después poco a poco puedes irlo aumentando a 5 min, después a 10 minutos y así hasta que llegues al tiempo que tú te sientas cómoda. Lo principal aquí es que logremos hacerlo de manera constante.

Ser inconsistente

Otro error es ser inconsistente. Es importante comprender que, al principio, la meditación será sólo un nuevo hábito. No experimentaremos ningún cambio significativo en nuestra forma de pensar o comportarnos hasta que hayamos practicado durante varios meses o más. Y eso es algo bueno, meditar, no es una carrera contra el tiempo, es una práctica que te permitirá conectar contigo misma, conectarte, apreciarte y quererte más a ti misma y después de esto, te ayudará a conectar con tu esencia, con los Seres de Luz, con Dios, la fuente, universo o como quieras llamarlo. La meditación es un hábito positivo, al igual que la lectura, la alimentación saludable y el ejercicio, dará resultados después de un cierto período de tiempo, pero el resultado y los beneficios valen muchísimo la pena.

No hacer un tiempo en su horario

Este es otro error que muchos de nosotros cometemos: no podemos encontrar tiempo para meditar debido a un trabajo ocupado y personas en nuestra vida que necesitan atención constante. Además de eso, ya tenemos una rutina perfecta que hemos estado siguiendo durante años, y agregar una ventana de 10 minutos para sentarse y meditar parece casi imposible. Pero no seremos capaces de meditar efectivamente a menos que hagamos tiempo para ello. Entonces, en lugar de tratar de encontrar tiempo, debemos hacer tiempo para la meditación. Es una elección consciente que tenemos que hacer por nosotros mismos y nuestro bienestar.

Pensar constantemente en la forma correcta e incorrecta de meditar

Durante la meditación, pueden surgir muchos pensamientos en nuestra mente. La más frecuente será si lo estamos haciendo bien. Es un hábito mental que aprendemos desde la infancia. Siempre tratamos de ser perfectos y evitar errores. Para contrarrestar esta tendencia, debemos olvidar todo lo que sabemos acerca de la meditación, abandonando todo concepto mental de cómo “debería ser” y simplemente “ser” la meditación. Este es el momento en que nos conectamos con la profundidad infinita de nuestro ser interior. Es el momento en que nos hacemos uno con el universo y rompemos todas las barreras de separación.

Te frustras cuando te distraes

No te frustres o te critiques a ti mismo por la frecuencia con la que te distraes durante la meditación, simplemente regresa nuevamente a concentrarte en el pensamiento inicial (respiración, mantra, etc). Es absolutamente normal y parte del proceso, el que al principio nos distraigamos constantemente, después de todo, llevamos años con un pensamiento constante dentro de nuestra mente y nuestra mente ha sido creada para ¡pensar!.
Poco a poco, ten paciencia contigo mismo. A la mayoría de las personas les llevará meses o incluso años llegar a un punto en el que experimenten una sesión de meditación sin ninguna distracción.

Así que no seas duro contigo mismo, déjalo ir. La autocrítica simplemente te aleja un paso más de la meditación. En lugar de eso, alégrate de haber notado que te distrajiste y simplemente vuelve a tu respiración.

¡Sigue adelante, lo estás haciendo bien!

Integrar la meditación en tu rutina diaria te enriquece internamente, entrena tu mente, te trae beneficios en tu salud y te convierte en un mejor ser humano. Prometete a ti mismo practicar la atención plena todos los días, corrige cualquier error que puedas estar cometiendo al meditar y permítete mejorar tu carrera, tus relaciones y tu vida.

Luz y Amor.

Laura.

En esta entrada:

Comparte en:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Telegram
WhatsApp
Email

Deja una respuesta

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad